VA POR USTED
 




El pasodoble dedicado a Ortega Cano

 
VA POR USTED


Por Antonio Burgos









La emoción de José, cuando el toro buscaba su muerte, era tan verdadera como las lágrimas de un novillero que estuviera debutando en Sevilla.


Cuando conocí a Ortega Cano era ya José figura del toreo. La geografía de cornadas de aquel cuerpo alto y elegante estaba cubierta por un impecable traje Príncipe de Gales. Noche de feria. Bóvedas de El Burladero. Ortega Cano acababa de demostrar aquella tarde a Sevilla el torero que era, con un juampedro. No era Ortega aquella noche de El Burladero lo que se dice la estampa tópica de un torero tras un triunfo, rodeado de flamenquitos y de cogecosas, de jarrillos de lata y de veedores de hembras. Era un hombre tranquilo y serio, elegante y educado, y así me pareció en aquella primera imagen que del hombre tuvo cuando me lo presentaron los Lozanos.









.

El toreo de José Ortega ya lo conocía de antes. De tardes de televisor, de plazas de la bahía, de Sevilla. Es Ortega un torero de ésos cuya hondura hace que Sevilla no le mire el carné de identidad. A nosotros que nos llaman chovinistas estamos hartos de expedir pasaportes de sevillanidad en el coso del Arenal. Basta coger cualquier historia de la plaza para ver que Sevilla no es tan de los suyos como dicen. Los nuestros siempre son los que llevan la verdad y la belleza por delante, y José las lleva.








.

Resultó luego, andando los años, que aquel José Ortega Cano del traje Príncipe de Gales que me presentaron los Lozanos, aquel educado torero de Cartagena, se puso de novio con una señora que me honra con su amistad y que honra a Andalucía con sus coplas: doña Rocío Mohedano Jurado. Razón por la cual no sólo tuve nuevas y privilegiadas ocasiones para profundizar en la filosofía orteguiana de las circunstancias del torero, sino para degustar su arte. Hondo es la palabra. Igual que hay un cante jondo, también hay un toreo jondo. Estoy por pensar que en Sevilla nos gusta el cante jondo y el toreo jondo, como en otras partes gustan los cantes livianos y los toreros livianos.









-

Y estando de novia doña Rocío Mohedano Jurado de don José Ortega Cano, José Juan Porlán, el magnífico compositor valenciano, me llamó y me dijo:

- He escrito un pasodoble taurino. ¿Te atreves a ponerle una letra dedicada a Ortega, para que se lo cante Rocío?

Me atreví. Va por usted. Se lo llevamos a Rocío. Le encantó. Con arreglo de Manolo Gas, lo montó para su espectáculo. Aún me acuerdo de los pañuelos blancos del público cuando lo estrenó en el auditorio de La Cartuja, el 23 de septiembre de 1993.



     



Ya ha llovido desde entonces. Y ya ha toreado tardes José. Se casaron, conocieron la felicidad, siguió cada uno por su camino la carrera del arte. Hasta la tarde del miércoles de feria. Rocío ha grabado ya ese viejo pasodoble en un disco.




   




Creo que han sido ensayos. Con lo bien que lo canta Rocío, creo que José lo cantó mucho mejor con su muleta, ahormando a Pantalano, metiéndolo en sus vuelos, haciéndolo un toro de vuelta al ruedo. Yo estaba viendo a José y estaba pensando que la realidad del toreo imitaba al arte del pasodoble de Rocío. ¿Toreo o cante? No sé, pero, desde luego, hondo. Y la muleta de José, tan baja, por lo bajini me iba cantando su propio pasodoble:


 "Míralo bien, cómo se cruza, templa por naturales. Míralo bien, porque es un cuadro, que este pintor pinta con arte, y es de cartel esa muleta que al toro embebió y lo dominó..."








-

Y luego, como en la copla, cuadró a Pantalano, y en las agujas paró su estoque el reloj. Siguió luego el coro de la plaza cantando que era verdad el clamor de dos orejas, que los tendíos se han encendío contigo, Ortega. Y eran verdad las blancas palomas de los pañuelos, y era verdad la emoción de Ortega Cano en la arena. Aunque yo a Cartagena le dije viva, aquello no era en modo alguno un viva Cartagena. La emoción de José, cuando el toro buscaba su muerte, era tan verdadera como las lágrimas de un novillero que estuviera debutando en Sevilla. Había hecho verdad lo que le deseé por la mañana: "Rocío va a tener que cambiar la letra del pasodoble: Ortega Cano en Sevilla, las dos orejas corta a un jandilla.


Antonio Burgos.




Presentación del disco - Con mis cinco sentidos

Donde esta incluido el tema.



       https://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/03-117cfbc.jpg


 Rocío Jurado, en Abril de 1998, en la rueda de prensa de presentación del disco 'Con mis Cinco sentidos'

 "Ortega ya sabía que iba a incorporar la pieza en el disco después de cantarla durante más de tres años por los escenarios. Decidimos que tenía que hacerlo con la Banda Municipal de Madrid para darle ese toque tan castizo y torero que el tema requiere". 





 



El pasodoble a Ortega Cano
 
VA POR USTED 
 
Letra y música: Antonio Burgos, J.J Porlán


 


 

Va por usted mi pasodoble
va por usted, torero
va por usted mi pasodoble
que es un clavel, que es un 'te quiero'
que es una flor que yo te tiro
testigo de amor al redondel.

Va por usted mi pasodoble
gloria del arte, José.
 
Que ya se ha puesto blanca
con mil pañuelos, mira su vuelo
toda la plaza.
El vuelo de mil palomas
qué aroma se derramó.

- estribillo -

Ortega Cano en la arena
Yo a Cartagena le digo viva.
Ortega Cano en la arena,
vaya faena, canela fina,
profunda como la minas
con luz de mar salinera.
Que arte vaya finura
con que hondura José torea.


Fíjate bien como se cruza
tiembla por naturales,
Fíjate bien, porque es un cuadro
que este pintor pinta con arte,
y es de cartel esa muleta
que al toro embebió y lo dominó.

Cuadra José y en las agujas
para su estoque el reloj.

Clamor de dos orejas
que los tendíos
se han encendío
contigo, Ortega.

La hondura de tus hechuras
en pie puso a la afición.

  

 

 



 
 

www.lamasgrande.es






 
  541045 visitantes (1455896 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=