PALABRA DE HONOR
 


PALABRA  DE  HONOR
 
 
1 9 9 4 - S o n y










1. Blanca Paloma

2. Déjala Correr 

3. Amor, Amigo Amor 

4. Arriesgate A Mí 

5. Yo Te Siento 

6. Los Ojos Negros 

7. África 

8. Palabra De Honor 

9. La Séptima Ola 

10. Simplemente Feliz













Single - Blanca Paloma

A dúo con Juan Pardo, y la Colaboración Especial de la "Escolanía del Real Monasterio de El Escorial" dirijida por José de Felipe.


https://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/blancapa.jpg




Single - Palabra de honor








Single - Dejala correr


https://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/1111w.jpg






L e t r a s   d e   C a n c i o n e s









1. BLANCA PALOMA


L. y M. Juan Pardo



Mi oración Señora, Virgen del Rocío,
paz del pueblo mío, luz de mi corazón.
Mírame a los ojos, que no puedo hablarte,
sólo contemplarte, en silencio mi amor.

Blanca Paloma, Paloma Blanca.
Bajo tu manto, quiero mi casa.


Mi oración Señora, Virgen del Rocío,
siempre hay un camino, que me lleva hasta ti.
Porque, estando solo, entre tanta gente,
yo te vi de frente, y me quise morir.

Mi oración Señora, vuele hasta tu nido,
Virgen del Rocío, para ti es mi canción.
Quiero que me guíes, quiero que me abraces,
quiero que me traces, el camino a seguir.

Quiero que me guíes, quiero que me abraces,
Madre, enséñame el camino a seguir.

Blanca Paloma, Paloma Blanca.
Bajo tu manto, quiero mi casa.
Blanca Paloma, Paloma Blanca.
Dame tu mano, que no me caiga.

Mi oración Señora... Virgen del Rocío.

 

A dúo con Juan Pardo, y la Colaboración Especial de la "Escolanía del Real Monasterio de El Escorial" dirijida por José de Felipe.









2. DEJALA CORRER

L. Y M. Juan Pardo
 

No valoras nada una caricia
dejas que resbale por tu piel,
Sólo se te escapa una sonrisa
cuando tienes ganas de mujer,
y haces que me entregue a tu placer.

Vienes y te vas cuando te place
cuentas con que yo, te dejo hacer,
te preocupa sólo, tu persona
pero todo acaba, alguna vez
y ese es el momento que no ves.

No lo ves porqué
me has tomado tu forma
sin contar conmigo
y mi manera de ser

No lo ves porqué
sólo piensas en ti
vives dentro de ti
Y eso no puede ser.

No cuentas con nadie
no quieres a nadie
vives en un mundo en que
no hay nadie en él.

Yo no quiero nada
yo sólo te ofrezco
agua limpia y fresca
que no quieres beber...
Pues déjala correr
agua que no es de beber...
déjala correr
Agua que no es de beber....

Quién te habrá hecho tanto daño,
 y es que el fuego en tus heridas,
no sirvió, para cerrarlas
porque dentro siguen vivas
y te queman y no curan,
y te amargan la sonrisa,
quién te habrá hecho tanto daño.

...Que tú....Tú....

No valoras nada una caricia,
dejas que resbale por tu piel.
Sólo se te escapa una sonrisa,
cuando tienes ganas de mujer
Pero esto se acabó
 y tu no lo ves.

No lo ves porqué
me has tomado tu forma
sin contar conmigo
y mi manera de ser

No lo ves porqué
sólo piensas en ti
vives dentro de ti
Y eso no puede ser.

No cuentas con nadie
no quieres a nadie
vives en un mundo en que
no hay nadie en él.

Yo no quiero nada
yo sólo te ofrezco
agua limpia y fresca
que no quieres beber...
Pues déjala correr
agua que no es de beber...
déjala correr
Agua que no es de beber....








3. AMOR AMIGO AMOR

L. y M. Juan Pardo


El amor, se disfraza, como un adolescente.
Te persigue, te atrapa y cuando estás en sus manos,
se relaja y se duerme.

Luego vuelve a llamarte, como un niño inocente.
Te defiendes un poco, pero todo es inútil,
porque siempre te vence.

Amor amigo amor, te quieri ver, quiero pactar
y no me escuchas.
Supongo que hay que darte la razón,
soy un desastre amor, perdón,
que no te encuentro y no me buscas.
Ayúdame otra vez, ¿Qué más te da!
Queyo sin ti no puedo andar,
porque la vida se hace brusca.
Amor, amigo amor.
Amor, amigo amor.
Complícame la vida un poco más,
si es lo que buscas.

Amor, amigo amor.
Me gusta la inquietud que tú me das
pero me asusta.

No te pongas en guardia,
ni le enseñes los dientes, busca el viento propicio
y no pongas tu rumbo, en contra de la corriente.

Que el amor, se disfraza, como un adolescente.
Te persigue, te atrapa y cuando estás en sus manos,
se relaja y se duerme.










4. ARRIÉSGATE A MI

L. y M. Juan Pardo

Entregáte a mí,
y no hagas caso,
de toda la gente mediocre,
que te sale al paso.

Que desconfía y vive la vida,
como una muerte, y nunca se atreven
 a dar ese paso conscientemente.

Entrégate a mí,
con la sonrisa,
de aquel que llora al sentir el amor
como suave brisa.

Que no termina un poema jamás
y jamás tiene prisa.
Corazón de cristal
que se ve sin camisa.

¡Sé valiente y ! ... ¡Arriésgate a mí!

Arriésgate a mí,
que soy difícil como el mar y como el sueño.
Como el halcón o el gavilán en pleno vuelo.
Yo soy el fuego, que te puede devorar.

Arriésgate a mí,
Cuando en pedazos me derumbó por el suelo.
Cuando se apagan esas luces y yo me muero.
Cuando la niña que hay en mí, quiere llorar.
Sabiendo eso... Arriésgate a mí.

Entregáte a mí,
sin condiciones.
a morir, por sentir el amor
de los corazones.

A perder la noción del tiempo,
enredado en mis brazos.
Durmiendo un poco
y hablando despacio.

¡Valiente! ... Arriésgate a mí.








5. YO TE SIENTO

L. y M. Juan Pardo

Aquel día que te conocí,
escondido del mundo en mi cama,
arañándome el corazón,
con las manos heridas del alma.

Me robaste, como lo hace un ladrón,
por la noche, en silencio y con calma.
Escribiendo, un poema de amor,
con tu cuerpo, en el mío, hasta el alba.

Yo te siento.
Cuando abrazas mi cuerpo y ,me besas mi amor.
Yo te siento.

Cuando dices que no hay nadie más.
¡Ay amor! Yo te siento.

Y también si haces trampa de amores,
me lo dicen, los vientos
Yas ves, yo, te siento.

Aunque estés alejado de mí, amor mío, te siento.
Cuando aveces no piensas en mí
¡Ay amor! Lo presiento.

Porque siempre la noche devuelve tu sueñohasta mi
Amor, Yo te siento.

Tu mirada la entiendo mejor,
que cualquier atención o, palabra.
Y en el fuego, que enciende tu voz
soy la leña que nunca se apaga
Yo Te siento.










6. LOS OJOS NEGROS

L. y M. Juan Pardo


Los ojos negros, de la mañana,
se hicieron azules, de bruma y madrugada.

Como cristales, con luz de agua,
millones de estrellitas, que me alumbraban.

Me persiguieron, hasta la casa,
pintándome tus ojos, sobre la almohada.

Me convencieron, de que allí estabas.
Mi noche se ilumina y tú me abrazas.

Los ojos negros, de la mañana,
se apagan como lunas, de madrugada...
... Cuando te marchas.

¡Señor! que en mi pecho hay una cuna
¡Señor! que en mi mano hay ina espada.
¡Señor!, manda un ángel que me limpie
y me dibuje a ti abrazada.

Los ojos negros de la mañana,
son dos toritos negros, que me acorralan.

Desde tu ropa, hasta mi cama,
trazaron un sendero, de oro y plata.

Que no te obliga, pero te llama,
me buscas en la noche, y te vas al alba.

Los ojos negros, de la mañana,
se apagan como lunas de madrugada...
... Cuando te marchas.










7. ÁFRICA


L. y M. Juan Pardo

En los ojitos de un niño, yo he visto la muerte
sentado, con hambre, perdido, mirando al vacío
y vacío de amor.

Ojos desconfiados y a la vez, entregados,
buscando los míos.

En los ojitos del niño,
yo he visto que nadie, escuchaba su voz.
Mientras un mundo moría, el otro medio decía
¿Qué horror!... Apaga el televisor.

África ... África ... África ... Hermana África.
Como me duele este llanto, con lágrimas secas
que agrietan y rompen, tu corazón

África ... África ... África ... Cercana y mágica.
Amigos del mundo entero, levantad la voz al cielo,
que no basta una canción.

África ... África ... África ... Tan bella y trágica.
Tanto dinero en armamento, para guerras,
y ese niño va creciendo, estremecido, en su dolor.

Despierta mundo dormido, que tuya es la suerte,
tu hermano y tus hijos te llaman y tienes que ir.
ue acabe el político eterno, su canto de muerte.

Que en los ojitos de un niño,
yo he visto que nadie escuchaba su voz,
Mientras un mundo dormía, el otro medio decía
¿Qué horror!... Apaga el televisor.

África ... África ... África.










8. PALABRA DE HONOR

L. y M. Juan Pardo

Palabra de honor, que esto no es una queja.
Pero un poco el dolor, que se esconde en tu amor,
me apretó bien las tuercas.

Tú ya eras así y yo, ya estaba alerta.
Corazón de metal, que no acepta el amor,
Si él no lleva las reiendas.

Palabra de honor, que aún mi casa está abierta.
Porque a tu corazón, yo no tengo el valor,
de cerrarle la puerta.

Palabra de honor, Mi palabra de honor,
que esto no es una queja.

Un día tu amor, me atacó
y me pilló por sorpresa.
Clavaste las garras en mí,
como un ave de presa.
Desperté entre tus brazos,
y sentí tus cadenas.
Tú me dejabas vivir,
pero sólo a tu manera.

No me pidas perdón, que ése no es tu sistema.
Volveré junto a ti y lo haré sin rencor
Porque vale la pena.

Mi palabra de honor, que aún mi casa está abierta.
Porque a tu corazón, yo no tengo el valor
de cerrarle la puerta.

Tengo yo la razón, lejos del corazón,
y mi casa está abierta.









9. LA SÉPTIMA OLA

L. y M. Juan Pardo  


Cuenta una leyenda del norte,
que un hombre lloraba en la playa,
por haber perdido a su amor.

Y una caracola que arrastraban las olas,
fue rodando a sus pies
y en sus manos, la tomó.

La llevó a su oído, para oir el mar, y lo que oyó
fue a su amada, llamándolo.
Búscame entre las olas, decía.
Búscam,e entre las olas, cuando se duerma el sol.

Y la primera ola... Despertará tus manos.
La segunda ola... Refrescará tu cara, de tanto calor.
La tercera ola... Recorrerá tu cuerpa, sin ningún pudor.
Y la cuarta, la quinta y la sexta,
jugarán contigo, salpicándote ilusión.

La séptima ola ¡Esa soy yo!
Con mi abrazo te llevo hasta el cielo,
te dejo en el suelo y bailando me voy.

La séptima ola ¡Esa soy yo!
Que te ofrezco el coral de mi beso,
vestida de espuma de algas y amor.

Cuentan que después de esas noche,
jamás volvió aquel hombre,
que lloraba en la playa, que desapareció.

Y una caracola, que arrastraban las olas,,
convertida en roca
su recuerdo eternizó.

Al atardecer su escucha el mar y como un eco,
la voz de su amada llamándolo
Búscame entre las olas, búscame entre las olas,
Cuando se apague el sol.









10. SIMPLEMENTE FELIZ

L. y M. Juan Pardo 

Simplemente feliz,
día tras día,
con lo sencillo y complicado
que es vivir.

Simplemente feliz,
como promesa,
a través del tiempo,
en lo bueno y en lo malo,
quiero hacerte feliz.

Simplemente feliz,
por tu palabra,
que acaricia mi vida,
mi sueño, mi alma
y me enciende de amor.

Simplemente feliz,
por tu cariño,
que me envuelve y me calma,
en la tormente me salva
amarrada a tu voz.

Desnuda antes ti, y ante Dios,
yo juro que te quiero
Como el hombre que comparte junto a mí,
la realidad y los sueños.

En las penas y alegrías.
En la lucha y el descanso.
Con ternura y con pasión,
te quiero hacer feliz.

Simplemente feliz,
Grandemente feliz,
Por amor.







www.lamasgrande.es






 
  541265 visitantes (1456695 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=