CANCIONES DE ESPAÑA
 


CANCIONES  DE  ESPAÑA

 1 9 8 1  -  R C A







1.
Los piconeros  

2. La bien pagá  

3. Rocío 

4. Mañana sale 

5. La Parrala 

6. Triniá 

7. La Guapa, Guapa 

8. La Niña de Puerta Oscura 

9. La Zarzamora 

10. Antonio Vargas Heredia







Single - Los piconeros / La niña de Puerta Oscura








Todo lo que Rocío Jurado canta es verdadero. Y no porque lo sea siempre de antemano, sino porque su estilo, refinadamente salvaje, le otorga repentina y honda credibilidad.





https://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/copla24.jpg





Hay, entre las pasiones que realzan sus labios generosos, algo que procede de mucho más lejos que ella, y que va también mucho más lejos. Ese algo se llama verdad. Naturalmente, dicha verdad es tal en cualquier circunstancia, pero resulta más sensible cuando se ciñe al campo clásico de la canción española, en el que cada grito, susurro y suspiro evocan lentamente la pérdida completa del sentido. En esa pérdida, roja y blanca a un tiempo, halla Rocío Jurado su compromiso peculiar.

Se compromete a no imitar ni hacer parodia cuando resucita los viejos éxitos del repertorio más español. Se compromete a identificarse con el desamor de Rocío, la huida de Triniá, el misterio de La Parrala, el crimen amoroso de La Guapa, los negros latidos por un piconero, la envidia por el mimbre de Antonio Vargas, la intríngulis de La Zarzamora, los ojos calenturientos de La Niña de Puerta Oscura, el cuchillo de la vendedora de lotería, y el único beso no vendido de La Bien Pagá. Y se compromete consigo misma al identificarse con esas heroínas nacionales más que con las intérpretes que entonaron sus penas previamente.

En el fondo, este compromiso, libre de toda ideología y sólo prisionero del corazón, da resueltamente noticia de la pretendida irracionalidad femenina.






           https://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/copla8.jpg

 



Rocío experimenta en carne propia la mentira. Triniá se deja deslumbrar por los diamantes de un banquero americano y abandona a un pintor con su mustio pincel entre las manos. La Parrala, para echarle más leña al fuego, dice sí y dice no a todas las preguntas. La Guapa, "una hembra comprometida", por perder, pierde hasta el nombre. La Zarzamora llora y llora por los rincones de la calle del dolor.

Lola, La Niña de Puerta Oscura, espera todavía que le abran la prometida casa de coral. La vendedora de lotería pasea por la calle del Sacramento ofreciendo la suerte... para mañana.

 Y la Bien Pagá enarbola un desplante digno de Antonio Machado. Todas estas mujeres, resumidas y prolongadas en Rocío Jurado, derrochan naturalidad.

Ese es el mérito de una cantante comprometida, acompañada de un buen sabor orquestal. Rocío Jurado destroza la sentencia, hasta el momento válida de Ramón Gómez de la Serna: "Todo borrón se seca. Así es la vida". Porque Rocío Jurado vive y canta para que ese borrón conserve eternamente su humedad, su verdad, su emotiva contradicción. 

 

José Miguel Ullán




L e t r a s   d e   C a n c i o n e s


https://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/copla9.jpg



1. LOS PICONEROS


Ya se ocultó la luna, luna lunera
ya abierto su ventana la piconera, madre,
y el piconero, va a la sierra cantando
con el lucero, con el lucero.

Ya viene el día, ya viene madre,
ya viene el día, ya viene madre,
alumbrando su clara los olivares
alumbrando su clara los olivares.

¡Ay! Que me diga que si,
¡Ay! Que me diga que no.
Como no lo a querío ninguna
le quiero yo,
mi piconero como el picón.

Por su culpa culpita yo tengo,
negro negrito mi corazón.
Por su culpa culpita yo tengo,
negro negrito mi corazón.

Fajares se la lleva mi piconero
y un mar se ha desbordao de terciopelo
de terciopelo, madre y en el sombrero
una cinta que dice por ti me muero,
por ti me muero.

Ya viene el día, ya viene madre,
ya viene el día, ya viene madre,
alumbrando su clara los olivares
alumbrando su clara los olivares.

¡Ay! que me diga que si,
¡Ay! que me diga que no.
Como no lo a querío ninguna
le quiero yo,
mi piconero como el picón.

Por su culpa culpita yo tengo,
negro negrito mi corazón.
Por su culpa culpita yo tengo,
negro negrito mi corazón.





https://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/copla78-dc5bc3.jpghttps://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/copla78-dc5bc3.jpghttps://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/copla78-dc5bc3.jpg



2. LA BIEN PAGÁ

Ná te debo, ná me pías

Si fui mala o buena olvíalo ya
Tó te lo ha pagao mi carne morena
No maldigas, payo, que estamos en paz.
No te quiero, no me quieras
Si tó me lo diste yo ná te pedí
No me eches en cara que tó lo perdiste
También a tu vera yo tó lo perdí.

Bien pagá, me llaman la Bien Pagá
porque mis besos cobré
y a ti me supe entregar
por un puñao de parné
Bien Pagá, Bien Pagá,
bien pagá fuiste, mujer.

No te engaño, quiero a otro
No pienses por eso que farsa te fui
No caí en sus brazos, le di sólo un beso
El único beso que yo no vendí

Na te pío, na me llevo
entre estas paredes tó te lo dejé
Joyas y vestíos que tú me compraste
Mi nombre y mi vía que yo te entregué.

Bien Pagá, me llaman la Bien pagá
porque mis besos cobré
y a ti me supe entregar
por un puñao de parné
Bien Pagá, Bien Pagá,
bien pagá fuiste, mujer
Bien Pagá, Bien Pagá,
bien pagá fuiste, mujer.





https://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/copla78-dc5bc3.jpghttps://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/copla78-dc5bc3.jpghttps://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/copla78-dc5bc3.jpg




3. ROCÍO

Con sombrero negro, con chaquete corta
en las brujas horas del anochecer,
por mi calle abajo pasaba un mocito
del que sin saberlo yo me enamoré.

Un domingo claro que abril sonreía
se paró en mi reja gallardo y juncal,
y me dijo alegre; con usted mi vida,
unas palabritas tengo yo que hablar.

Y hablamos de muchas cosas
que el viento se las llevó,
tan solamente esta copla
en mi alma se quedo.

¡Rocío!, ¡Ay mi Rocío!
Manojitos de claveles,
capullito florecido.

De pensar en tus quereres
voy a peder el sentido,
porque te quiero mi vida
como nadie te ha querido,
¡Rocío!, ¡Ay mi Rocío!

Se alejó el mocito de la vera mia,
fue mentira todo lo que me juró,
y mis ojos lloran tras la celosía
por aquel cariño que se marchitó.

Ayer por la tarde hablando en su oido
con otra del brazo lo he visto pasar,
me ha vuelto la cara, no se ha conmovió
pero estoy segura, que me vió llorar.

A pesar de sus desprecios
yo no lo puedo olvidar,
me acuerdo de aquella copla
que un día le oí cantar.





https://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/copla78-dc5bc3.jpghttps://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/copla78-dc5bc3.jpghttps://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/copla78-dc5bc3.jpg



4. MAÑANA SALE


Quintero / León / Quiroga

Tiene el color del semblante
de una virgen de marfil,
lleva en los labios un cante
y en la mano un quince mil.
De un coche de dos caballos
sale una voz con corona:
'Si quieres, rosa de mayo,
seré el vasallo de tu persona'.
Palabras que lleva el viento
y luto en el corazón...
La calle del Sacramento
sintió el lamento
de su pregón.


¿A quién le vendo la suerte?
¡Mañana sale y está premiado!
Mis ojos tienen que verte
por tres puñales atravesado.
¡La fortuna, pa mañana!
¿Quién me compra un quince mil?
Te repiquen las campanas
a la hora de morir.
¡Cuatro series!, ¡qué bonitas!
¡Voy tirando los caudales!
¡Son de doña Manolita!
¿Quién me compra esta penita?
¡Mañana, mañana sale!


Yendo de juerga en su coche
con corona de marqués,
le dieron muerte una noche
en la calle Lavapiés.
Nadie el motivo sabía,
nadie conoce la clave.
La niña que le vendía
la lotería sí que lo sabe.
Quizás un mismo cuchillo
vengó una doble traición.
Envuelto en su mantoncillo
va el estribillo de esta canción:


¿A quién le vendo la suerte?
¡Mañana sale y está premiado!
A mí me dieron la muerte
con los puñales que te han clavad).
¡La fortuna, pa mañana!
¿Quién me compra un
quince mil?
Que me doblen las campanas
y me entierren junto a ti.
¡Cuatro series!, ¡qué bonitas!
¡Voy tirando los caudales!
¡Son de doña Manolita!
¿Quién me compra esta penita?
¡Mañana, mañana sale!


Y en el filo de la aurora,
desde Sol a Chamberí,
nadie sabe por qué llora
pregonando un
quince mil.
¡Cuatro series!, ¡qué bonitas!
¡Voy tirando los caudales!
¡Son de doña Manolita!
¿Quién me compra esta penita?
¡Mañana, mañana sale!




https://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/copla78-dc5bc3.jpghttps://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/copla78-dc5bc3.jpghttps://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/copla78-dc5bc3.jpg



5. LA PARRALA


La Parrala, dicen que era de Mogué,
otros asegura que fue de La Parmá,
pero nadie pudo de fijo sabé
de dónde sería Trini la Parrala.

Las malas lenguas decían
que las claritas del día
siempre la daban bebiendo,
pero ninguno sabía
el porqué de la agonía
que la estaba consumiendo.

Unos decían que sí,
otros decían que no,
y pa dar más que decí
la Parrala así cantó:

Que sí, que sí, que sí, que sí,
que a la Parrala le gusta el vino;
que no, que no, que no, que no,
ni el aguardiente ni el marrasquino.

Que sí, que sí, que sí, que sí,
que si no bebe no pué cantá,
que no, que no, que no, que no,
que sólo bebe para olvidar.

¿Quién me compra este misterio?
Adivina adivinanza;
¿Por quién llora, por quién bebe,
por quién sufre la Parrala?

Dos hombres riñeron una madrugá
dentro der cormao
donde ella cantaba,
y el que cayo herío dijo al expirar:
"Por tu curpa ha sío,
Trini la Parrala".

Los jueces al otro día
a la Trini preguntaban
si a aquel hombre conocía,
y la Trini contestaba:
"Yo no lo he visto en mi vía
ni sé por qué lo mataban".

Unos decían que sí,
otros decían que no,
y pa dar más que decir
la Parrala así cantó:

Que sí, que sí, que sí, que sí,
que la Parrala tiene un amante;
que no, que no, que no, que no,
que ella no quiere más que a su cante.

Que sí, que sí, que sí, que sí,
que si no bebe no pué cantá,
que no, que no, que no, que no,
que sólo bebe para olvidar.

¿Quién me compra este misterio?
Adivina adivinanza;
¿Por quién llora, por quién bebe,
por quién sufre la Parrala?




https://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/copla78-dc5bc3.jpghttps://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/copla78-dc5bc3.jpghttps://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/copla78-dc5bc3.jpg



6. TRINIÁ

 Valverde / León / Quiroga

Al museo de Sevilla
iba a diario Juan Miguel
a copiar la maravillas
de Murillo y Rafael.
Y por las tardes, como una rosa
de los jardines que hay en la entrá,
pintaba a Trini, pura y hermosa,
como si fuera la Inmaculá.
Y decía el chavalillo:
"¿Pa qué voy a entrar ahí,
si es la Virgen de Murillo
la que tengo frente a mí?".


Triniá, mi Triniá,
la de la Puerta Real,
carita de nazarena,
con la Virgen Macarena
yo te tengo compará;
algo tu vida envenena,
qué tienes en la mirá
que no me pareces buena,
Triniá, mi Trini, ay... mi Triniá.


El Museo sevillano
un mal día visitó
un banquero americano
que de Trini se prendó.
Y con el brillo de los diamantes
la sevillana quedó cegá
y entre los brazos de aquel amante
huyó de España la Triniá.
Y ante el cuadro no acabao
así decía el pintor:
"Tú me has hecho desgraciao,
sin ti qué voy a hacer yo".




https://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/copla78-dc5bc3.jpghttps://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/copla78-dc5bc3.jpghttps://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/copla78-dc5bc3.jpg




7. LA GUAPA , GUAPA

Porque mi nombre lo tapa
letra de mala intención,
me dicen todos 'la guapa'
como quien hecha un borrón.

La guapa, la guapa, la guapa.

Le cogí por la solapa
bajo de los soportales
llebaba sombrero, su capa
y sus anillos de esponsales.

¿Donde va ese buen mozo, que se me escapa?
Y a su boda de rumba no me combida,
que yo no te conozco ¡Lo sabe el Papa!.

Allí me está esperando mi prometido
y a mi no me detiene, ninguna guapa.

Y una guapa te paró, sólo por eso: Por guapa
y un cuchillo te clavó y la sangre chorreó
el embrujo de tu capa.

Ya he perdido hasta mi nombre
no es Mercedes, ni María,
que la sangre de ese hombre,
que la sangre de ese hombre
otro nombre me pondría.

Escribano hecha un borrón
haber si mi nombre tapas,
que esconda mi condición
el nombre de perdición.

La guapa, la guapa, la guapa.

Al preguntarme los jueces
porque en el banquillo estaba,
yo le respondí cien veces
'por guapa y nada mas'.

Por guapa, por guapa, por guapa.

Ahora escondo mi amargura
en lugar que nadie sabe,
y mas de mi puerta cerrada
mas de cien tienen las llaves.

Dime ese nombre tuyo que se me escapa,
porque quiero que seas tú mi querida.
Que yo no se mi nombre ¡Lo sabe el Papa!

Que soy sólo una hembra comprometida,
y cuando firmo un pliegue, firmo: La guapa.

Pa' las hambres del querer basta con eso: La guapa,
que mi nombre de mujer se borró un amanecer
en los vuelos de una capa.

Ya he perdido hasta mi nombre
no es Mercedes, ni María,
que la sangre de ese hombre,
que la sangre de ese hombre
otro nombre me pondría.

Escribano hecha un borrón
haber si mi nombre tapas,
que esconda mi condición
el nombre de perdición.

La guapa, la guapa, la guapa.






https://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/copla78-dc5bc3.jpghttps://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/copla78-dc5bc3.jpghttps://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/copla78-dc5bc3.jpg



8. LA NIÑA DE PUERTA OSCURA

La niña de puerta oscura
se dio de cara con él,
los ojos de calentura,
la boca como un clavel.

¿A dónde vas, niña hermosa,
a dónde vas por ahí?
Que estoy buscando una rosa,
la rosa del mes de abril.

Y al verla ponerse como una amapola,
Manolo Centeno le dijo a la Lola:

'Limoná'
y en medio del limoná, limoná,
de conchas y caracolas,
le tengo que hacer a mi Lola
una casa de coral.

Limoná, limoná,
y que de noche va sola,
con verde bata de cola,
le baile por soleá.

La niña de puerta oscura
a verlo no ha vuelto mas.
Y Málaga la murmura
del palo hasta el limoná.

Que pena Manuel Centeno,
que no quiera ver venir,
pa' ve este clavel moreno
que me ha nacido de ti.

Bordando pañales para su criatura
lloraba Canales, la de puerta oscura.

'limoná'
en medio del limoná, limoná
de concha y caracola le tengo
que hacer a mi Lola
una casa de coral.

Limoná, limona
y que de noche va sola
con verde bata de cola
le bailen por soleá.

Limoná, limoná,
hay que pena de limoná,
hay que pena de mi limoná.





https://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/copla78-dc5bc3.jpghttps://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/copla78-dc5bc3.jpghttps://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/copla78-dc5bc3.jpg



9. LA ZARZAMORA


Quintero / León / Quiroga


En el café de Levante, entre palmas y alegría,
cantaba la Zarzamora.
Se lo pusieron de mote porque dicen que tenía
los ojos como la mora.
Le habló primero a un tratante, y olé,
y luego fue de un marqué
que la llenó de brillantes, y olé,
de la cabeza a los pié
Decía la gente que si era de hielo,
que si de los hombres se estaba burlando,
hasta que una noche, con rabia de celos,
a la Zarzamora pillaron llorando.


¿Qué tiene la Zarzamora
que a todas horas llora que llora
por los rincones?
Ella que siempre reía
y presumía de que partía
los corazones.
Del querer hizo la prueba
y un cariño conoció
que la trae y que la lleva
por la calle del doló.
Los flamencos del colmao
la vigilan a deshora,
porque están empesinaos
en saber del queré desgrasiao
que embrujó a la Zarzamora.


Cuando sonaban las doce, una copla de agonía
lloraba la Zarzamora,
mas nadie daba razones ni el intríngulis sabía
de aquella pena traidora.
Pero una noche al Levante, y olé,
fue a buscarla una mujé;
cuando la tuvo delante, y olé,
se dijeron no sé qué.
De aquello que hablaron ninguno ha sabío,
mas la Zarzamora lo dijo llorando
en una coplilla que pronto ha corrío
y que ya la gente la va publicando:


¿Qué tiene la Zarzamora
que a todas horas llora que llora
por los rincones?
Ella que siempre reía
y presumía de que partía
los corazones.
"Lleva anillo de casao",
me vinieron a desí,
pero ya lo había besao
y era tarde para mí.
Que publiquen mi pecao
y el pesar que me devora
y que tos me den de lao
al saber del querer desgrasiao
que embrujó a la Zarzamora.




https://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/copla78-dc5bc3.jpghttps://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/copla78-dc5bc3.jpghttps://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/copla78-dc5bc3.jpg



10. ANTONIO VARGAS HEREDIA

Con un clavel grana sangrando en la boca,
con una varita de mimbre en la mano,
por una verea que llega hasta el río
iba Antonio Vargas Heredia, el gitano.
Entre los naranjos la luna lunera
ponia en su frente su luz de azahar
y cuando apuntaban las claras del día
llevaba reflejos del verde olivar, del verde olivar.

Antonio Vargas Heredia,
flor de la raza calé
cayó el mimbre de tu mano
y de tu boca el clavel,
y de tu boca el clavel.

De puente Geni a Lucena, de Loja a Benamejí,
de Puente Geni a Lucena, de Loja a Benamejí,
las mocitas de Sierra Morena
se mueren de pena llorando por ti.
Antonio Vargas Heredia
se mueren de pena llorando por ti.

Era Antonio Vargas Heredia el gitano
el más arrogante y el mejor plantao,
y por los contornos de Sierra Morena
no lo hubo más bueno, más guapo ni honrao.

Pero por curpita de una hembra gitana
su faca en el pecho de un hombre se hundió,
los celos marditos nublaron sus ojos
y preso en la trena de rabia lloró, de rabia lloró.

Antonio Vargas Heredia,
flor de la raza calé
cayó el mimbre de tu mano
y de tu boca el clavel,
y de tu boca el clavel.

De puente Geni a Lucena, de Loja a Benamejí,
de Puente Geni a Lucena, de Loja a Benamejí,
las mocitas de Sierra Morena
se mueren de pena llorando por ti.
Antonio Vargas Heredia
se mueren de pena llorando por ti.












www.lamasgrande.es




 
  541265 visitantes (1456672 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=