BIOGRAFÍA ÍNTIMA
 



Rocío Jurado, una biografía íntima

Febrero 2006 -
Por: Juan Soto Viñolo









Sinopsis

 
Rocío Jurado es la mejor cantante folclórica de los últimos cincuenta años, dueña de una de voz prodigiosa capaz de abordar todos los palos del flamenco, la copla, la canción clásica, el jazz o el gospel. No en vano es conocida como «la más grande», apelativo que la define tanto a nivel profesional como, sobre todo, humano.


El periodista Juan Soto, amigo personal de La Brava, ha penetrado en la intimidad familiar de la artista y nos ofrece esta biografía en la que desgrana los momentos cruciales de su vida:

- Sus amores, desde el primero en su Chipiona natal al flechazo que le unió al torero José Ortega Cano.

- Sus apoteósicos éxitos y sus desengaños profesionales.

- La estrecha relación con su familia y sus grandes amigos.

- Su fuerza en todos los escenarios del mundo.

- Los peores momentos provocados por su frágil salud.



La Jurado se ha ganado, gracias a su arte y su corazón, la admiración, el respeto y el cariño de poetas, artistas, toreros y, sobre todo, del gran público que la ha reconocido como a la madre de todas las voces, cuyo recuerdo y canciones quedarán en la memoria sentimental de todos y en la historia del mundo del espectáculo.


Asi es el libro sobre Rocio Jurado

Concha Piquer, sentada en el salón de su casa en la madrileña Gran Vía, invitaba a cantar a la novata que tenía delante.

-Bien, empiece señorita, la escucho.

La jovencísima Rocío Jurado, 18 años entonces, había logrado gracias a una recomendación que la leyenda de la copla le prestara oídos y quiso agasajarla interpretando dos canciones suyas. Pero la reacción de la Piquer no fue la esperada.

-¿Cómo te atreves a cantar mis creaciones?, -preguntó airada doña Concha. Artistas consagradas no se han atrevido a cantar una sola de mis canciones y tú, niñita, que acabas de llegar del pueblo, tienes la osadía de hacerlo en mi casa. Si has de triunfar en Madrid, será por tu linda cara. Buenas tardes.

Rocío salió a la calle, del brazo de su madre, llorando.

Este desencuentro que tanto disgustó a la chipionera es recogido por Juan Soto Viñolo en Rocío Jurado. Una biografía íntima, que mañana pone a la venta La Esfera de los Libros. En sus páginas, el periodista muestra la cara más luchadora de la cantante, quien sigue batallando contra la enfermedad en la clínica Anderson, en Houston.

Cuando Manolo Caracol supo lo sucedido en casa de Concha Piquer, se lee en Una biografía íntima, le quitó hierro al asunto: «Lo que ha pasado es que Rocío es la hija que ella hubiera querido tener, con esa voz», le dijo.

El mítico cantaor fue de los primeros en oler la proyección de Rocío Jurado y pronto le hizo un hueco en el cartel de Los Canasteros, el tablao que Caracol poseía en Madrid. Pese al apadrinamiento, la temperamental Jurado no dudó en propinarle un puñetazo cuando Caracol, seducido por su singular belleza, se sobrepasó. Y no fue el único artista que supo de la furia de la que en 1968 sería elegida Lady España, el precedente del actual título de Miss España. Bambino (Miguel Vargas Jiménez) también recibió una patada en cuanto se le fue la mano. Y Picoco (Vicente Pantoja) acabó con la camisa hecha jirones tras pretender besarla.

Los primeros compases de Rocío Jurado en el ruedo amoroso no fueron muy afortunados. Se enamoró, siendo adolescente, de un chipionero guapo y de buena cuna. Y como ella sólo era la hija de un zapatero, la familia de él se las arregló para apartarla de su lado. Años después, cambió el cuento. Ella, rica, se lo encontró a él, pobre, sirviendo cervezas en un chiringuito de playa. La hija del zapatero acabó comprando las fincas de vides de la familia que la repudió.

El camino hacia el éxito fue una continua batalla desde la nada.Cuando tenía 13 años, el padre murió y Rocío, la mayor de tres hermanos, tuvo que trabajar de costurera, y se le llenaron las manos de callos recogiendo uvas, patatas y guisantes... Siempre con el gusanillo del cante por dentro. Para convencer al nuevo cabeza de familia, el abuelo, de que su único camino era la canción y de que tenía que tentar la fortuna en Madrid, tuvo que ponerse en huelga de hambre durante una semana. «Vete, pero con tu madre», acabó cediendo éste y dándole 8.000 pesetas para que emprendiera la aventura en 1961.

Una biografía íntima recuerda también a la Rocío Jurado más transgresora.Esa que revolucionó el vestuario de la copla soltándose el pelo y colgando la bata de cola para dar paso a trajes más atrevidos.Sonada fue su actuación en abril de 1972 en TVE en la que apareció vistiendo una capa que le cubría hasta los tobillos. En medió de la canción se la quitó y surgió un escueto traje de raso negro que hizo que el escandalizado censor ordenara colocarle un chal.El episodio lo cuenta José María Iñigo en Ahora hablo yo porque por televisión el único plano que se vio en pantalla fue el de la cara de la cantante. Rocío Jurado siguió rompiendo moldes protagonizando en 1976 la película La Querida, dirigida por Fernando Fernan Gómez, que llegó a ser prohibida en alguna ciudad como Córdoba.

Con todo, el trago más amargo para Rocío Jurado fue la muerte de su madre, inseparable desde que la acompañara a Madrid a buscarse la vida como artista. Murió en 1978 víctima de un cáncer de páncreas, precisamente la enfermedad a la que se enfrenta ahora Rocío Jurado.A la memoria de madre le dedicó una emotiva canción que tuvo que quitar del repertorio porque se le hacía un nudo en la garganta cada vez que intentaba interpretarla: «Algo se me fue contigo, madre/ Algo se me fue prendido, madre/ en las alas de tu alma, madre/ o en el último suspiro, madre/ Algo siento que me falta, madre».




Un libro recoge los éxitos y tragedias de Rocío Jurado

 

El periodista Juan Soto Viñolo investiga la trayectoria de la cantante.

 

DIARIO DE CORDOBA - FEBRERO 2006

 

Mientras Rocío Jurado permanece desde hace un mes ingresada en el hospital oncológico MD Anderson de Houston (EEUU), intentando recuperarse de una infección que sufrió tras someterse a una operación quirúrgica, el lunes se publicará en España una biografía de la chipionera que recrea sus éxitos y dramas.

"Es un trabajo absolutamente serio, tanto en el aspecto artístico como en el familiar", anuncia el periodista Juan Soto Viñolo, al que no le importa reconocer la oportunidad de este trabajo de encargo. "Me lo ofrecieron en septiembre y me preguntaron si me atrevía a escribirlo en cuatro meses para aprovechar el momento", precisa el autor de Rocío Jurado, una biografía íntima.

Soto Viñolo no quiere disimular su admiración por Jurado, "la mejor voz de los últimos 50 años". A modo de introducción de una de las historias del libro, el periodista sentencia: "He escuchado muchas grabaciones y es mejor que Concha Piquer, que la despreció cuando la joven fue a su casa para una prueba; se atrevió a interpretar piezas de la Piquer y ésta le dijo que tendría que ganarse la vida por guapa".

Autor de biografías de Manolete, Lola Flores y Elena Francis, el periodista asegura haberse distanciado del estilo de la prensa rosa para "evitar el morbo", pero no por ello deja de sacar a la luz aspectos de una vida marcada por "dos novios, dos matrimonios, un aborto, muchísimas enfermedades y más talento".

El periodista, al que su condición de primera espada de la crítica taurina le ha proporcionado la amistad de José Ortega Cano, ha hecho llegar cartas a la familia con sus intenciones, pero "nadie ha hablado". "Todo lo he hecho con personas cercanas y documentación", explica.

La búsqueda le ha llevado "a descubrir un par de novios de juventud. Uno era un chico rico de Chipiona, cuya familia no quiso que tuviese amores con la hija del zapatero del pueblo. Con el tiempo, Rocío, ya famosa, encontró a su antiguo novio vendiendo pescaíto , arruinado, y compró las fincas de esa familia".







https://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/fle2-11c7dbc.jpghttps://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/fle2-11c7dbc.jpghttps://img.webme.com/pic/r/rociojuradofotos/fle2-11c7dbc.jpg




 

 
  526337 visitantes (1422342 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=